Información sobre temas relacionados con la educación y la seguridad vial.

El tráfico, con mayor o menor intensidad, nos afecta a todas las personas, seamos peatones, conductores o pasajeros. Conocer y cumplir las reglas, normas y señales que lo regulan, y desarrollar valores de educación vial nos permitirá dar la respuesta adecuada a las distintas situaciones en las que podemos vernos inmersos.

Ver esta unidad

La educación vial es el conjunto de conocimientos, actitudes y valores que nos permite compartir las vías públicas a las personas como peatones, conductores o pasajeros. Debemos ser conscientes de ello y adoptar conductas que nos ayuden a usarlas de una forma segura, cómoda y fluida. Si todos actuamos siguiendo una serie de principios y valores estaremos haciendo que su uso sea más mejor y más adecuado. Actuar con educación vial es responsabilidad de cada uno de nosotros.

Ver esta unidad

Somos peatones todas las personas cuando caminamos por las vías públicas, también las personas con discapacidad en silla de ruedas con motor o sin él. Somos, junto a los ciclistas, los usuarios más vulnerables. Un gran número de accidentes ocurren por acciones incorrectas de peatones. Conocer nuestros derechos y deberes, cumplir la normativa, usar el sentido común y ser conscientes de que somos ejemplo, especialmente para niños y niñas y personas mayores, son clave.

Ver esta unidad

El conductor es la persona que maneja el mecanismo de dirección o va a los mandos de un vehículo. La tarea de conducir, por muy interiorizada que la tengamos, es una tarea compleja que requiere las mejores condiciones físicas y psíquicas y toda la atención puesta en ella: la falta de atención del conductor provoca cuatro de cada diez accidentes mortales, por eso al volante, solo el volante.

Ver esta unidad

Los pasajeros debemos viajar cómodos y seguros, y contribuir a facilitar la conducción bien sea de un vehículo particular o colectivo –autobús, buses urbanos…-. Como pasajeros podemos ser de gran ayuda si nos ocupamos de todo aquello que no sea la conducción: ayudar con las indicaciones y señales, observaciones, atender a los niños y otros pasajeros, responder al teléfono... Pero también podemos entorpecer si distraemos al conductor.

Ver esta unidad

Los turismos son uno de los 21 tipos distintos de vehículos a motor que identifica el Reglamento de Circulación... pero lo importante es que, tengas el vehículo que tengas, conozcas la documentación que debes llevar y que cumplas las normas de mantenimiento. Por tu seguridad y la de los que van contigo: ten tu vehículo en condiciones.

Ver esta unidad

Año a año aumenta el número de motos, tanto de pequeña como de alta cilindrada: son un vehículo ágil, atractivo, de ellas se destaca la sensación de libertad que proporcionan; a la vez, las motos tienen un riesgo especial y exigen más atención y prudencia en su manejo ya que por sus características, son más inestables, más frágiles y menos visibles para el resto de los vehículos: el riesgo de matarse en un accidente de tráfico en moto es 17 veces superior al de matarse en un turismo. Por ello se deben extremar las precauciones para su conducción.

Ver esta unidad

Los ciclomotores son un medio de transporte cómodo y barato, sus características, en especial si se trata de ciclomotores de dos ruedas, hacen que sean menos estables, más frágiles y menos visibles que otros vehículos. Por esto, debemos extremar las precauciones para su conducción: estar pendientes para no perder el equilibrio, esforzarnos para ser vistos por el resto de usuarios y pensar que, ante una colisión o caída, siempre llevaremos la peor parte ya que, al no tener carrocería, nuestro cuerpo recibirá directamente el golpe.

Ver esta unidad

La bicicleta es un medio de transporte barato y cómodo. En los últimos tiempos ha crecido su presencia en las ciudades, además de seguir siendo un elemento de diversión y deporte. Sin embargo, es un vehículo muy frágil y sus conductores van muy desprotegidos. En caso de colisión con otro vehículo o caída, los ciclistas reciben sobre su propio cuerpo los golpes. Para evitar los accidentes hay que conocer muy bien las normas y señales de circulación y cumplirlas. Debemos conducir con mucha precaución y no sorprender a otros conductores ni ser sorprendidos por éstos.

Ver esta unidad

Camiones, autobuses y autocares son vehículos pesados destinados al transporte de mercancías o pasajeros. Por sus características, requieren una atención especial para garantizar la seguridad de conductores, pasajeros y el resto de usuarios de la vía. Los conductores profesionales se forman para obtener los permisos específicos y mantener actualizadas sus competencias. Los pasajeros y el resto de usuarios de la vía, seamos peatones o conductores de otros vehículos –turismos, ciclomotores, motocicletas, bicis…- debemos conocer las normas de comportamiento tanto para un buen uso como para compartir las vías con seguridad.

Ver esta unidad

De igual forma que para conducir un vehículo por una vía pública los conductores deben llevar el correspondiente permiso o licencia, los vehículos también precisan los correspondientes documentos para circular. Son el permiso de circulación, la tarjeta de inspección técnica y el seguro obligatorio de responsabilidad civil.

Ver esta unidad

Todo conductor está obligado a ayudar en caso de accidente, se vea o implicado o no en él. Sin embargo, la gran mayoría de las personas no actúa correctamente cuando se encuentra con un accidente: el desconocimiento, el miedo y el nerviosismo son factores que inciden en el comportamiento. Una actuación correcta salva vida, pero una actuación incorrecta puede agravar las consecuencias, incluso provocar un segundo accidente. Si llegamos los primeros, debemos actuar con rapidez, evitar peligros mayores, no ponernos en riesgo, proteger señalizando el accidente, pedir ayuda sanitaria inmediatamente y socorrer a los heridos. PAS: Proteger. Avisar. Socorrer.

Ver esta unidad

Casi la mitad de las personas que pierden la vida en accidente de tráfico, y que fueron analizadas por el Instituto Nacional de Toxicología, habían consumido alcohol, drogas o psicofármacos. El mensaje es muy claro: “Tolerancia cero al alcohol, las drogas y los psicofármacos en la carretera”. El consumo de estas sustancias, afectan a la atención, la concentración, alteran la visión y la atención, reducen los reflejos y provocan somnolencia. Un peligro para la propia vida y la de los demás usuarios de las vías. Alcohol, drogas y psicofármacos: Peligrosos compañeros de viaje.

Ver esta unidad

La velocidad es un factor clave para la seguridad en el tráfico: por exceso o por defecto puede ser causa de accidentes. Por eso, conocer la normativa y los límites, respetarlos siempre y, lo más importante, adaptarse a las condiciones climatológicas o ambientales y de la vía es fundamental para nuestra propia seguridad y la del resto de usuarios –pasajeros, peatones y otros conductores-. Buen viaje.

Ver esta unidad

La señalización es el conjunto de señales y órdenes de los agentes, tiene como misión advertir, informar, ordenar o reglamentar el comportamiento de los usuarios de la vía. De esta forma, Aumentan la seguridad, fluidez eficacia y comodidad de la circulación para todos.

Ver esta unidad

Los semáforos son señales luminosas que regulan el paso alternativo, son señales que tienen prioridad sobre otras señales verticales o marcas viales, salvo las señales y órdenes de los agentes. Respetarlos y cumplir las indicaciones que nos macan salva vidas.

Ver esta unidad

Los Agentes de la autoridad encargados de la vigilancia y control de la seguridad vial trabajan para mejorar la fluidez y la seguridad del tráfico de vehículos y peatones en las calles y velar por la seguridad y la educación de los ciudadanos que circulamos por las vías. Pueden agentes ser de diversos cuerpos –Policía nacional, autonómicas, locales, municipal, de barrio, Guardia civil…- todos ellos tienen entre sus misiones ordenar, señalizar y dirigir el tráfico en el casco urbano, de acuerdo con lo establecido en las normas de circulación.

Ver esta unidad

Los SRI, los sistemas de retención infantil, son sillitas, alzadores, capazos portabebés, cinturones adaptados… que se sujetan al vehículo para reducir el riesgo de heridas de los niños y niñas en caso de colisión o de desaceleración brusca del vehículo. Limitan la movilidad del cuerpo, sujetan al pequeño y evitan que salga despedido o que se golpee. Para cada edad, altura y peso hay unas recomendaciones que debemos conocer y usar. No hay excusa: los SRI reducen hasta un 75% el riesgo de lesiones. Además, en caso de accidente de un menor, si hay lesiones graves o fallecimiento, la Fiscalía de Menores sería alertada para que se revisara la patria potestad o se valorase si ha habido homicidio imprudente si el pequeño viajaba sin cinturón o sillita.

Ver esta unidad

El cinturón de seguridad, el airbag y el reposacabezas son tres elementos de seguridad que pueden evitar o reducir notablemente el impacto de las lesiones en caso de accidente. La misión del cinturón es impedir que el pasajero salga despedido fuera del vehículo o se golpee contra el volante, el salpicadero, el parabrisas o los asientos delanteros en caso de accidente. Reduce a la mitad el riesgo de morir. El reposacabezas evita el llamado latigazo cervical, un movimiento brusco de la cabeza causa del 95% de los esguinces cervicales. El airbag, evita que en caso de colisión el cuerpo impacte contra los elementos que le rodean y se produzcan más lesiones. El uso correcto de estos elementos puede salvarnos la vida y evita lesiones mayores; pero un uso incorrecto puede agravar la situación.

Ver esta unidad

Resumen El casco es un elemento de seguridad que salva vidas. Está demostrado que su uso en motocicletas y ciclomotores a 50Km/h marca la diferencia entre la vida y la muerte de conductores y pasajeros. En bicis, se evitarían el 50% de las lesiones de cabeza y muchas muertes. Los conductores y pasajeros de motocicletas, motocicletas con sidecar, vehículos de tres ruedas, cuadriciclos, ciclomotores y vehículos especiales quad deben utilizar casco en vías urbanas e interurbanas. En bicis, de momento, es obligatorio para los menores en todas las vías y para los mayores de 18 años en vías interurbanas.

Ver esta unidad

Las primeras normas para regular el tráfico son del año 1900, aunque es el Código de Circulación de 1934 el que aborda de manera más completa el fenómeno del tráfico. En 1989 la Ley de Seguridad Vial y los sucesivos reglamentos, actualizan la norma y la modernizan. En 2005 se aprueba el permiso por puntos, que entra en vigor el 1 de julio de 2006. El sistema que ha dado en denominarse permiso y licencia de conducción por puntos cambia esa visión clásica de la autorización para conducir. El permiso se configura como un título de confianza que la sociedad otorga al ciudadano para la conducción.

Ver esta unidad

La conducción eficiente es un estilo de conducción basado en sencillas técnicas cuya aplicación supone cuatro mejoras importantes: ahorra carburante; reduce las emisiones contaminantes y ayuda a una menor contaminación ambiental -menos humos, menos ruido-; aumenta la seguridad en la conducción y, por último, aumenta el confort e la conducción y ahorra en costes de mantenimiento -sistema de frenado, embrague, caja de cambios… Todo ello sin aumentar los tiempos de desplazamiento ni necesitar más adaptación que el aprendizaje de unas pautas por parte del conductor.

Ver esta unidad

La conducción eficiente es un estilo de conducción dinámico, que implica saber adaptarse a las mejoras tecnológicas que incorporan los modernos vehículos industriales para su mejor aprovechamiento. Perfeccionar con estas técnicas el estilo personal de conducción logra un ahorro sustancial en el consumo de carburante, una reducción de emisiones al medio ambiente y una mejora de la seguridad en la conducción.

Ver esta unidad

El primer paso para conducir seguro es conocer la posición óptima al volante: la espalda completamente apoyada en el respaldo, los brazos paralelos, sin cansarlos, y las manos en posición de tres menos diez. La distancia del cuerpo al volante también debe ser adecuada, para no perder capacidad de maniobra. También es fundamental la forma de girar el volante. Hay varias técnicas para hacerlo, según necesitemos moverlo más o menos rápido, siempre con las dos manos sujetando el volante y evitando cruzar los brazos. Vicios como apoyar la mano sobre el cambio o el brazo en la ventanilla son comunes y restan capacidad de maniobra al conductor.

Ver esta unidad

Las condiciones climatológicas o ambientales adversas son la lluvia, la nieve, el hielo, la niebla, el viento y el sol, son factores que hacen que la conducción sea más difícil y peligrosa y exigen del conductor una mayor atención y prudencia. Extremar las precauciones, aumentar la distancia de seguridad, saber cuándo y cómo frenar, las marchas más adecuadas a cada situación, usar las luces y los parabrisas adecuadamente, revisar el dibujo de los neumáticos... y conocer algunas técnicas de conducción ayudarán a un viaje más seguro.

Ver esta unidad

Los dispositivos digitales como los GPS, teléfonos manos-libres, radios…, pueden hacer más cómoda la conducción y ayudar en muchas circunstancias: todo depende de cómo y, sobre todo, cuándo se usen. Hay que saber distinguir entre aquellos que pueden ayudar a conducir de manera más segura, como los sistemas de navegación por satélite GPS, de aquellos que no tienen nada que ver con la conducción, como un teléfono móvil o manipular la emisora de radio o un DVD, tareas extra que deben realizarse únicamente cuando el vehículo está detenido en un lugar seguro.

Ver esta unidad

El Parte Europeo de Accidente, parte amistoso de accidente, es un documento para facilitar que los conductores implicados en un accidente se pongan de acuerdo sobre lo ocurrido y, así, se eviten retrasos en la resolución del siniestro. El parte amistoso implica una mayor rapidez en el cobro de las indemnizaciones para el perjudicado y ningún problema para el responsable. Es un documento común, igual en toda la Unión Europea.

Ver esta unidad

Los trámites relacionados con la circulación pueden ser muchos y variados –renovar el permiso de conducir, vender o comprar un vehículo, consultar el saldo de puntos, pagar una multa, obtener una autorización especial…- para facilitar la información sobre los pasos a dar y los documentos necesarios, la Dirección General de Tráfico cuenta con una página web en la que aborda con detalle cada uno de ellos.

Ver esta unidad

Si vas a viajar al extranjero debes saber una serie de cosas, entre ellas, que es necesario que tu permiso o licencia de conducir esté vigente durante todo el viaje, ya que si expira o caduca pierde automáticamente su validez; también que en caso de accidente debes seguir la conducta PAS –Proteger, Avisar, Socorrer-, y que el 112 es el número gratuito de emergencias para toda la Unión Europea; tu seguro cubre la responsabilidad a terceros y la mejor forma de afrontar un incidente es a través del parte amistoso, ya que común en los países de la UE. Viajar informado es viajar más seguro. La Dirección General de Tráfico, el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, y la UE cuentan con secciones en sus Web para conocer los requisitos y trámites necesarios tanto si viajas al extranjero, como si eres extranjero en España.

Ver esta unidad

Uno de cada cinco conductores que viaja con su mascota, no utiliza un sistema de sujeción; las consecuencias: más de la mitad de los conductores vive situaciones de riesgo por culpa de un animal. Antes de iniciar un viaje por carretera debes tener en cuenta que tu mascota, por su seguridad, la tuya y la del resto de usuarios de las vías, debe viajar en unas determinadas condiciones. ¿Pero cuál es la forma más segura de viajar en coche con una mascota? El Reglamento General de Circulación indica cómo debe transportarse a los animales de forma que no interfieran en la conducción y el viaje sea seguro para todos: personas y mascotas.

Ver esta unidad

No usar el móvil, consumo 0 de alcohol y otras sustancias, controlar la velocidad y evitar las distracciones, revisar los neumáticos y la amortiguación, preparar el recorrido y los puntos conflictivos, programar el navegador GPS, preparar a la mascota…, son consejos para viajar más seguros. La DGT nos recuerda que hay comportamientos que permiten circular con más seguridad ya que la mayoría de los siniestros, alrededor del 70%, ocurren por fallos humanos, muchos predecibles y evitables.

Ver esta unidad

La DGT es el organismo encargado de Jefaturas

Ver esta unidad